Icmer

Infórmate, es tu derecho

El derecho a la información y a la educación es un derecho humano esencial e incluye la educación para la vida sexual y reproductiva.

A pesar de la importancia que tiene en la vida de todos/as, y de la necesidad y normalidad de hablar del tema, existen pocos lugares donde se puede hablar de sexualidad de manera íntima y abierta. La razón por la que las personas no hablan de sexualidad se debe, entre otras, a que todavía existen muchas creencias erróneas y prejuicios, miedos, tabúes, etc., que impiden hablar del tema en un ambiente de confianza y, especialmente de confidencialidad, es decir, donde la privacidad de la información y el respeto por las opiniones del otro/a sea lo fundamental.

Aunque cuando la familia tiene un rol formador muy importante en los primeros modelos que la niña o el niño puede percibir sobre sexualidad, muchas personas reciben las primeras informaciones de sexualidad en los medios de comunicación (libros, diarios, televisión), o con sus amigos/as. La familia debería transformarse en un espacio, de apertura y entendimiento en lo referente a la sexualidad humana de manera creativa, pero muchos padres y madres no han tenido educación en esta materia o tienen miedo de hablar de estos temas con sus hijas e hijos. Por esto, las familias deberían ser apoyadas a cumplir con esta importante misión. Los colegios también tienen responsabilidad en la educación para la vida sexual y afectiva pero también hay carencias en lo que hacen actualmente en Chile.

Organízate para que haya educación sexual en tu escuela.