Icmer

Infórmate, es tu derecho

Los efectos psicológicos en las personas que sufren violencia, especialmente sexual, pueden ser muy variados y permanecer durante toda la vida de las víctimas. Algunos de ellos son: trastornos de la personalidad, depresión, nerviosismo, no poder dormir, pesadillas, sentimientos de humillación y culpa, odio al propio cuerpo, problemas sexuales, mayor riesgo de suicidio o consumo de drogas, mayor riesgo de repetir las conductas abusivas con sus descendientes. Además si se trata de violencia sexual se agrega el riesgo de embarazo o contagio de alguna infección de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA.

Muchas veces se piensa que la violencia es normal, sobre todo cuando es contra las mujeres o los niños y niñas.

LA VIOLENCIA NO ES NORMAL NI NATURAL..